Las Circunstancias no son una Excusa Real

Génesis 3:17-19
17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer
y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él, maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida, 18 espinos y cardos te producirá y comerás plantas del campo. 19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres y al polvo volverás.
¿El hombre donde habita?
R. En la tierra
¿ La tierra por quien está gobernada?
R. Por el enemigo, además esta maldecida.
2 Corintios 4:4
4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
Empecemos:

Santiago 1:2-4 Hermanos míos, tener por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.
Cuando una persona empieza a ver los frutos prohibidos del mundo como pruebas, significa que llego el momento donde quieres ponerte los guantes y poner resistencia ante el mecanismo de este mundo.
Las circunstancias no son una excusa real, nosotros los seres humano tenemos como costumbre echarle la culpa a otros de las maldades y cosas indebidas que hacemos.
Así como el rey David tomo la mujer de su amigo Urías, luego elaboró
un plan para excusarse sin resultados, continuo y por ultimo le mato, Si David hubiese dejado la excusa aun lado y admite que hizo mal, las circunstancias no hubiesen sido una razon para culminar su iniquidad.

Santiago 1:12-15
Soportando las pruebas
12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.
13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;
14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.
15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.
16 Amados hermanos míos, no erréis.
17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

La tierra es un campo minado, donde constantemente estamos en guerra, (guerra del bien y el mal) las tinieblas operan y gobiernan en este mundo, es decir que tienen toda una estructura de inmoralidad, sagacidad entre muchas otras cosas.
Así como Adán y Eva estaban en el Huerto del Edén con un cuerpo incorruptible, había un árbol, un fruto el cual ellos no podían tocar ni comer, y a ese fruto no se le llamaba tentación si no prohibido y restringido porque Dios lo estableció de dicha manera.
Ahora estamos en la tierra, y cada ser humano o mejor dicho cada cuerpo humano es corruptible y debe pelear con su propia concupiscencia, este mundo tiene por cada esquina frutos prohibidos en otras palabras pruebas o tentaciones, las cuales cuando un ser humano rompe la línea puede caer en adicciones las cuales son atraídas y seducidas por su propia concupiscencia:
Es decir, por hacer en algún momento lo indebido, quedas seducido por lo prohibido y eso prohibido que está en cada esquina y se ha convertido en tu prueba porque te gusta, no viene de Parte de Dios, si no de tu desobediencia, por consumir en algún momento lo que no te correspondía.
No podemos hablar de la concupiscencia e ignorar los DARDOS DE FUEGO, los dardos de fuego tienen como fin apagar tu fe.

Efesios 6:16
16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
¿Qué es un dardo de fuego?
Es una cizaña que el enemigo envía a través de una voz, un sueño o un pensamiento que te crea en la mente un panorama irreal, que dice lo contrario a la verdad y si no estás complementado y entendido te envuelve echando a un lado tú fe.
El fruto prohibido:
Eva sabía que no debía comer de ese fruto, que iba a tener consecuencias, pero eso es lo que hace el dardo de fuego, te hace ver el pecado, lo prohibido y lo incorrecto como lo real, como bueno, y aun sabiendo muchas veces que está lejos de ser una realidad lo que el enemigo te hace pensar, se nos hace imposible sin el escudo de la fe resistir esos pensamientos inicuos que produce un dardo de fuego.
Génesis 3
Desobediencia del hombre
3 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: ¿No comáis de todo árbol del huerto?
2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;
3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.
4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió, así como ella.
Esto que ocurrió en el Edén es la demostración más clara de un dardo de fuego.
Ya tenemos la palabra, sometámonos a esta palabra en obediencia, y no actuemos según las circunstancias, estemos firmes en la paciencia que te dan las pruebas y tengamos vigente las promesas y proezas de nuestro Señor Jesucristo.
El ya venció al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *