CRISTIANOS CON CORAZÓN DE FARAÓN

Cristianos con corazón de faraón

Antes de empezar con el articulo (Cristianos con Corazón de Faraón) queremos hablar del croquis de Dios.

Ocurre que muchos cristianos al no comprender que Dios es el que hace el rompe cabezas para que la obra sea de poder, para que la obra sea terminada, para que crezca nuestra fe, y no entender esto nos lleva muchas veces a robarle la gloria a Dios.

Leamos hechos 9:9-19 y vamos a ver como Dios planifica y tiene el control de todo.

Hechos 9:9-19

9 Estuvo ciego tres días, sin comer ni beber nada.

10 Había en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor llamó en una visión.

―¡Ananías!

―Aquí estoy, Señor.

11 ―Anda, ve a la casa de Judas, en la calle llamada Derecha, y pregunta por un tal Saulo de Tarso. Está orando, 12 y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entra y pone las manos sobre él para que recobre la vista.

Antes de llegar al versículo 9:9-19 todos sabemos que Jesús se le presenta a Pablo el cual perseguía a los cristianos y esta situación la conocía Ananías, pero no fue un obstáculo para que Ananías hiciera la voluntad de Dios completando el croquis.

Empecemos:

Éxodo 5
Moisés y Aarón ante Faraón

5 Después Moisés y Aarón fueron y dijeron a Faraón: Así dice el Señor, Dios de Israel: “Deja ir a mi pueblo para que me celebre fiesta en el desierto.” 2 Pero Faraón dijo: ¿Quién es el Señor para que yo escuche su voz y deje ir a Israel? No conozco al Señor, y además, no dejaré ir a Israel.
Vamos a mencionar 2 características del Faraón:

  • El afirmaba que no conocía a Dios
  • Él quería que se hiciera su voluntad

Con estas dos características el Faraón se declaraba enemigo #1 de Dios ¿y por qué?:

Moisés y Aron eran la voz de Dios y le hicieron llegar al Faraón la información del propósito de Dios con el pueblo de Israel, pero la voluntad de Dios chocaba con los planes del Faraón, Faraón no estaba dispuesto a negarse a sí mismo por el propósito del Altísimo porque no le conocía.

Vallamos a Mateo y veamos algo aquí.

Mateo 14:28-29

28 Entonces Pedro le respondió:
Señor, si eres tú, ordena que yo vaya hasta ti sobre el agua.

29 —Ven —dijo Jesús.

Todos conocemos al Pedro que camino con Jesús, él siempre se identificó con el personaje yo todo lo puedo con mis propias fuerzas, dicho personaje lo llevo a momentos difíciles y hacer piedra de tropiezo para su Maestro. Ya que Pedro no podía discernir de manera espiritual, si no que veía y pensaba como el mundo ve y piensa, en este caso quería hacer lo mismo que Jesús caminar sobre las aguas sin tener la preparación o la fe para realizar dicha señal.

Lucas 22:33

33 Simón le dijo: Señor, estoy dispuesto a ir contigo a la cárcel, y hasta a morir contigo.
Mateo 16:22
Y tomándole aparte, Pedro comenzó a reprenderle, diciendo: ¡No lo permita Dios, Señor! Eso nunca te acontecerá.

Una vez más Pedro sin entender se convierte en Faraón atentando indirectamente contra la voluntad de Dios, él no sabía de su error más el no saber no nos va justificar ya que nadie se debe hacer maestro por sí mismo.

Mateo 16:23

Pero volviéndose El, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres piedra de tropiezo; porque no estás pensando en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

Podemos ver que en algún momento de nuestras vidas podemos llegar hacer semejantes al Faraón por una sencilla razón, ignorar la voz de Dios, dejarnos llevar por nuestra vista y razonamiento humano.
Ir en contra de la voluntad de Dios.

Juan 18:10
Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la sacó e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. El siervo se llamaba Malco.

Pedro creía saber más que su Maestro, así que quería solucionar los problemas a su manera olvidándose de la voluntad de Dios.

 

Hasta aquí hemos sacado a flote la actitud de un cristiano que por no sentarse en la silla y seguir aprendiendo, de un cristiano que por hacerse el mismo maestro es de piedra de tropiezo porque sus acciones son más parecidas a las del Faraón que a la de un discípulo de Jesucristo.

 

Ahora queremos ver bíblicamente una de las cosas necesarias para ser un buen discípulo, las obras. En estos tiempos las personas y hago referencia a los cristianos no tienen obras, hemos dejado atrás las obras por causa de la religiosidad, ¿y que es la religiosidad?:
Defender mis pensamientos, mis argumentos y mis convicciones al punto de tener conflictos con todos los que no actúen y piensen exactamente igual que yo.

 

Juan 4:7,8,9,20,21,22,23

7 Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber.

8 Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer.

9 La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.

20 Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.

21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.

23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

En Juan 4, podemos ver una mujer confundida por causa de la religiosidad, algunos decían que se debía adorar en el Poso y otros decían que, en Jerusalén, controversia.

tenemos que tener presente que la religiosidad nos aparta de la gracia, nos aparta de la esencia de Jesús, las personas religiosas pierden la capacidad de poder establecer una conversación con alguien que sea diferente en pensamientos y or ende una persona religiosa no puede hacer lo que hizo Jesús que una samaritana creyera que el era el Hijo de Dios.

 

Juan 4:31-34

31 Mientras tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come. 32 Pero Él les dijo: Yo tengo para comer una comida que vosotros no sabéis. 33 Los discípulos entonces se decían entre sí: ¿Le habrá traído alguien de comer? 34 Jesús les dijo: Mi comida es hacer la voluntad del que me envió y llevar a cabo su obra.

 

La fe sin obras es muerta

14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?

15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,

16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?

17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.

19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.

20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?

21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?

22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?

23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.

24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.

25 Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?

Waoooo Tú crees que Dios es uno, también los demonios creen y tiemblan, hermanos la palabra nos demuestra que sin obra no hay fe, y todos sabemos que sin fe es imposible agradar a Dios.

Mateo 7:19

Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego.

Cristianos con Corazón de Faraón.

Canal de Predicas Cristianas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *