Amas a tu Enemigo

 

Juan 3:16-17

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. Juan 3:16-17

Que misterio y profundidad contienen estas 4 letras amor, Dios envió a su único hijo no porque él fuese Dios y se sabe que él es Dios bueno, si no que lo envió,  fue por amor. Porque de tal manera amó Dios al mundo.

¿Porque Dios nos recalca que el descendió del cielo por amor? ¿Será que nosotros debemos tener amor en el corazón para poder entrar al cielo?

1 Corintios 13:1-3
La preeminencia del amor

13  Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.

Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. 1 Corintios 13:1-3

Podemos tener fe y trasladar los montes, sanar enfermos, podemos hablar lenguas angelicales y estar dotado de la palabra, podemos tener esperanza y compartir nuestros bienes, incluso aún podemos morir por salvar a muchos y creer que somos buenos, es por eso que bueno solo Dios y aun así Dios para salvar a la humanidad lo hizo por amor.

1 Corintios 13:8
El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.

El amor lo podemos experimentar en la tierra pero es del cielo, hace 2017 años antes que Cristo Jesús viniese a la tierra el amor estaba opacado por guerra, por oscuridad, por maldad, no había piedad entre los unos con los otros, la humanidad estaba perdida llena de levadura sin amor.

1 Corintios 13:9
Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;
10 mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.
11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.
13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

Debemos amar en exceso al prójimo y nunca cansarnos de hacer el bien, ¿se imaginan un mundo donde nos amaramos unos a los otros como a nosotros mismos? Sería el fin de las guerras, el fin de la pobreza y de la maldad. Podemos ver claramente que Dios es amor y el amor todo lo puede.

1 Juan 4:7-13

7 Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, ha nacido de Dios y conoce a Dios. 8El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. 9En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió al mundo a su Hijo unigénito, para que vivamos por él. 10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 11Amados, si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos unos a otros. 12Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se perfecciona en nosotros. 13En esto sabemos que permanecemos en él, y él en nosotros: en que él nos ha dado de su Espíritu. 1 Juan 4:7-13

A veces creemos que amamos a alguien, que sabemos amar y luego cuando nos encontramos con la palabra de Dios descubrimos nuestra ignorancia, nuestras fracturas espirituales:
Celo, Envidia, Posesivo, Pasión, Egoísmo, pero eso no es amor, amor es:

1 Corintios 13:4-7

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 1 Corintios 13:4-7

Aprendamos a no buscar nuestro propio bien y se nos hará más fácil sufrir por causa de otros, porque esta es la parte que no nos gusta del amor y es la evidencia principal.
Jesús murió por todos.

Mateo 22:36-40

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?
37 Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente.
38 Éste es el primer y grande mandamiento.
39 Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
40 De esto dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

El amor nunca acabara: Dios mando a su único hijo por amor al mundo cumpliendo el mismo el mandamiento secundario de la ley que dice: Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, el amor va más allá de la fe y la esperanza, el amor es Dios por eso nunca acabara.

Si desarrollamos el verdadero concepto del amor y primeramente el temor y amor a nuestro Padre Celestial entonces estamos en la ruta exacta para entrar en su reino, porque teniendo el amor correcto en nuestros corazones con los dos principales mandamientos podemos cumplir toda la ley, los 10 mandamientos.

Un comentario sobre “Amas a tu Enemigo

  • el 11 enero, 2017 a las 7:19 pm
    Permalink

    Amen. Si vivimos una vida de amor sincero hacia Dios, donde Él es nuestro centro, y amando a nuestro prójimo (desde familiares hasta enemigos), estamos cumpliendo el plan de Dios para nuestras vidas. Muchas veces nos enfocamos en el conocimiento de la ley, en vez de enfocarnos en el cumplimiento de ella. La cumplimos amando de la forma que la biblia nos enseña y el Espiritu nos guía. Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *