Jesús cambia al mundo, no nosotros

Dice el dicho que para cambiar el mundo debe cambiar uno mismo, y esto lo entendía Jesús, alguien que camino siendo perfecto hablaba de no darle cargas pesadas al pueblo, de amar al prójimo como a ti mismo, de quitar primero la viga de tus ojos, de no orar para ti mismo, de la misericordia, de conmoverse por los otros y llorar.

El 98% de los cristianos y distintas religiones intentan cambiar al mundo, pero no intentan cambiar ellos y por eso nadie cambia, predican teoría y no practica pues no ponen el evangelio por obra y siendo así son como recién graduados inexpertos que no han hecho, así que deben hablar lo que en un momento escucharon, teoría.

Es fácil si lees hablar teoría, es difícil tener el problema y resolverlo sin práctica, sin un seguimiento diario, sin ser constante y buscar la verdad sin cesar.
Existen muchos predicadores, pero se distinguen por 2 características:

1. El que no practica y no pasa sus pruebas habla la palabra sin profundidad, es decir que fuerza revelaciones y el cree que el cristianismo o los mejores pastores son los que predican bonito y riman todo, en otras palabras, leen la biblia para impresionar a otros y no para cambiar ellos mismos.

2. Esta el transformado que ama la palabra de Dios, que día a día lee la biblia para ser mejor hijo y seguir descubriendo las cosas que no agradan a Dios, predica sin sabiduría humana no forzando una revelación, se preocupa más en amar a Dios y a su prójimo predicando con demostración del Espíritu para que vuestra fe no sea fundada en sabiduría humana, un predicador con obras que lo llevan a poner en práctica todo lo que dice la palabra simplemente habla de Jesús y como conservarlo en el corazón.

Aqui les comparto algunos versiculos los cuales hacen referencia a los pensamientos escritos aqui.

Mateo 7:1-6

El juzgar a los demás

7 No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 5 !!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. 6 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

1 Corintios 2:4-6

4 Ni mi palabra ni mi predicación se basaron en palabras persuasivas de sabiduría humana, sino en la demostración del Espíritu y del poder, 5 para que la fe de ustedes no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
La revelación por el Espíritu de Dios
6 Sin embargo, entre los que han alcanzado la madurez sí hablamos con sabiduría, pero no con la sabiduría de este mundo ni la de sus gobernantes, los cuales perecen.

Un hombre entendido de Dios hace 2 cosas, habla lo que hace y te exhorta a la meditación de la palabra y a tener reverencia y amistad con El Espíritu Santo, un hombre entendido se sale de toda práctica religiosa de hoy en día y te muestra el camino, Jesús dijo:

Juan 14:6

6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Le damos tanta importancia a miles de cosas, pero olvidamos quien es el camino, quien es la verdad y quien es la vida, si el Espíritu Santos nos lleva a toda verdad, ¿porque las iglesias hacen más énfasis en la oración que en el Espíritu? Se supone que al dejarse guiar del Espíritu él te llevara a la oración y a descubrir lo que tú no puedes ver, la religiosidad te lleva hacerle creer a las personas que orar sin conocer a Dios le dará resultados.

Por eso existen personas que oran pero no tienen nada que decir referente a Jesús y al amor, que Oran pero no aman a su prójimo, que oran pero no tienen obra ni palabra, que oran pero no tienen fe.

Isaías 29:13

LBLA
Dijo entonces el Señor: Por cuanto este pueblo se me acerca con sus palabras y me honra con sus labios, pero aleja de mí su corazón, y su veneración hacia mí es sólo una tradición aprendida de memoria,
DHH
El Señor me dijo: «Este pueblo me sirve de palabra y me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí, y el culto que me rinde son cosas inventadas por los hombres y aprendidas de memoria.
JBS
Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo me sacrifica, y con sus labios me honra, mas su corazón se alejó de mí; y su culto con que me honra fue enseñado por mandamiento de hombres;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *